La remodelación de la calle

La calle ofrece ahora una nueva apariencia. No hay aceras ni bordes que limiten la accesibilidad y se ha impedido el aparacamiento de vehículos y limitado su tráfico por lo que se ha conseguido un espacio urbano modélico para un paseo peatonal tranquilo y relajado.